Its…SUMMER TIME!

No lo imaginábamos, queríamos buscar bibliografía sobre la importancia de dar vacaciones a nuestro cerebro tras el esfuerzo de los exámenes o del empeño durante todo el año, y no hemos encontrado gran cosa. Keywords, charlas TedX, Blogs, Congresos de neurología… todos hablan de combatir el estrés, la ansiedad, la inseguridad y los síntomas que habitualmente se asocian a este periodo, pero poco del valor real y terapéutico de las vacaciones por todos reconocido.

Suponemos que es porque lo bueno no parece merecer tanta atención, se supone que todos sabemos disfrutar, aunque a veces yo personalmente no estoy tan segura.

Para las vacaciones nos encontramos con distintos escenarios y perfiles, no unos mejor que otros, sino distintos, para diferentes personas y situaciones, que en cualquier caso sirven para cambiar el “paisaje”, la rutina, por elección o por necesidad, de forma natural, se resetea la mente. Están:

  • El que viaja
  • El que trabaja
  • El que vuelve a sus raíces
  • El que solo quiere “no hacer nada”
  • El que sigue estudiando
  • El que intensifica al máximo su vida social

estudiar-verano

Pero hay una circunstancia en la que no nos detenemos demasiado y que, sin embargo, puede causar verdaderos estragos: cómo enfrentarse correctamente a los resultados obtenidos cuando no son los esperados o se suspende.  A todos nos ha pasado, porque es parte del aprendizaje, y te invade una sensación de vacío que te lleva a pensar que no has hecho lo suficiente, incluso que no serás capaz de recuperarlo, y que has perdido una oportunidad casi vital. Bueno, pues la situación es la que es, así que:

  1. Respira hondo. No es broma, la respiración es un arma potentísima. Oxigénate y te relajarás.
  2. Expresa lo que sientes. Si estás enfadado, decepcionado, nervioso, dilo, compártelo. Esconder las emociones no ayuda a mantener la autoestima. Lo dicen los médicos.
  3. Pon “el tropiezo” en su justo lugar. No ha fallado la persona, ha fallado el método, la actuación, y esto siempre se puede cambiar. Es sólo una experiencia.
  4. Recuerda que es una situación temporal. ¿Cuántas veces se han examinado algunos del carnet de conducir? Sabes que cada examen depende de muchos factores, así que, se intenta hasta que se consigue, ¿no? Pues, aplícalo a todo.
  5. Piensa en positivo y vuelve a empezar. Analiza todo, eso sí, para no cometer el mismo error. Algunos recomiendan que repases cómo fue tu actitud en tercera persona, como si fuera ajeno a ti, para que te sea más fácil decidir un nuevo método

Y sobre todo, hagas lo que hagas este verano: ¡¡¡DISFRÚTALO!!!

summer-time