En 2008 año Tim Brown, profesor de la escuela de ingeniería de la Universidad de Standford publicó un artículo, en la prestigiosa Harvard Business Review, en el que planteó por primera vez el concepto Design Thinking. De hecho, en palabras de Tim Brown el Design Thinking es una disciplina que usa la sensibilidad y los métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible, y con lo que una estrategia viable de negocios puede convertir en valor para el cliente y en una oportunidad para el mercado.

DESIGN THINKING es humano (empatiza), es colaborativo (dar lo mejor de uno trabajando en equipo), es experimental (equivocarse es sinónimo de aprender) y es optimista (lo cual siempre genera opciones).

EL PROCESO DEL DESIGN THINKING – Entender Observar Definir Idear Prototipar Testear/Evaluar e Implementar

¿Cómo ayuda esta metodología a los emprendedores?

Los emprendedores generan sus ideas de negocio desde la observación, charlas, el benchmarking, etc. Para un buen emprendedor es de suma importancia contar con un buen modelo de negocio que les haga de plantilla para plasmar con claridad las ideas en un todo integrado.

El Design Thinking centra su enfoque  en entender el entorno desde la empatía, lo que nos permite ver la realidad de los usuarios potenciales (clientes, proveedores, empleados, etc.) y plantear soluciones a esas necesidades reales y con los recursos reales.

En Fundación Verón consideramos que esta metodología de pensamiento se integra muy bien en el fomento de la motivación de niños y jóvenes en el desarrollo real de sus ideas y aspiraciones, sean cuales sean.

La inclusión de estos procesos en la educación desarrolla en la persona valores de autoestima e independencia, sobre todo, ya que la persona que lo experimenta se hace consciente de sus capacidades. También se aprende a redefinir para adaptarse, lo que le hace más flexible y fuerte, sin perder la idea y los objetivos.

Si además se realiza en actividades de grupo o equipos, apoya a enfocar al grupo en el objetivo, a distribuir las tareas y los tiempos, a definir los recursos, a la generación de escenarios posibles y a la autoevaluación.

Desde la perspectiva del Design Thinking, ha surgido el método de Business Model Canvas o Lienzo de Modelo de Negocios, aplicable en muchos ámbitos, pero en especial al apoyo estratégico para los jóvenes emprendedores, ya que ofrece una mayor certidumbre a la hora de definir todas las partes necesarias para un negocio viable. Ya se realizan talleres con el apoyo de Obra Social La Caixa y se pueden descargar los recursos educativos en la plataforma EduCaixa