Este año pasé tres semanas en El Progreso, Yoro, Honduras, y el contexto estuvo caracterizado desde el inicio por las protestas de colectivos de taxi, autobuses y camiones por la subida del coste de la gasolina. En las protestas pedían al gobierno una bajada de 23 lempiras por galón, unos 20 céntimos de euro por litro, y hasta no lograrlo tomaron las carreteras algunos días, dificultando los accesos a las ciudades y dentro de las mismas y, en ocasiones, cerrándolos completamente. Esto nos afectó en algunas ocasiones, teniendo que cambiar la agenda de trabajo o no pudiendo realizar todo lo que nos habíamos planteado.

El jueves 12 de julio salimos de madrugada, ya que los vuelos directos a San Pedro Sula salen a las 1:35am de los jueves. A la ida me acompañó Sergio Fernández, un gran amigo que se está implicando mucho con nuestra labor, siendo así Embajador de Fundación Verón.

Sergio es un reconocido chef en España y más conocido por sus programas de televisión como “Cocinamos Contigo” en Canal Cocina. En su maleta llevaba “cuatro camisetas” y un montón de productos muy interesantes para ofrecer un curso de Innovación Culinaria a los jóvenes estudiantes de Cocina y Turismo del proyecto Escuela del Vidrio (en adelante EV), al que apoyamos desde nuestros inicios.

Además, su visita al país, nos abrió las puertas a establecer reuniones con hoteles y entidades públicas preocupadas por mejorar la calidad del los servicios hosteleros y así fomentar el Turismo en Honduras. En estas reuniones presentamos la calidad y excelencia de los jóvenes que estudian Cocina y Turismo en la EV, e iniciamos conversaciones con la intención de que sean futuros empleados de los mejores sitios del país.

El 19 de julio Sergio se marchó, pero vinieron nuestros queridos magos, Julio y Germán, de Magia Majara. Ya es el cuarto año consecutivo que hacen su voluntariado que refuerza las dotes de comunicación y expresividad de los jóvenes. Este año también apoyaron al proyecto, realizando tres eventos solidarios, que no fueron más ya que las huelgas de transporte no nos permitían llegar hasta los distintos lugares.

Mientras todo esto ocurre, yo como coordinadora de los proyectos de Fundación Verón, realicé gestiones para dar seguimiento así como de comunicación y promoción de nuestra actividad en Honduras. Por un lado, estuve trabajando en un sistema de medición de impacto que nos dará resultados sobre el desempeño nuestro y las competencias adquiridas de los alumnos tanto a nivel técnico y teórico como sus competencias transversales y para el empleo, del proyecto Escuela del Vidrio. Por el otro, realizando labores de coordinación que puedan impulsar a lograr alianzas y soporte para los proyectos.

Por supuesto, fui a visitar a nuestros jóvenes emprendedores: Franklin, David, Gustavo y Elías. La verdad es que son maravillosos. Cada uno necesita un apoyo concreto, así que los veo por separado, analizamos cómo van las cosas, ideamos y ponemos soluciones en marcha. Igualmente, les “mandé deberes”: hacer un seguimiento de sus ingresos y gastos, cotejando los momentos del año, sus estrategias comerciales etc. Esto es para que ellos vayan poco a poco avanzando.

Os dejos un vídeo resumen que espero que os acerque un poquito más a la labor que realizamos en Fundación Verón.