David es un joven afortunado, porque el porcentaje de hondureños que acceden a estudios universitarios es realmente bajo, y sumar la posibilidad de cursar algún curso en el extranjero, lo reduce todavía más.

La Universidad Nebrija desde 1994 tiene un acuerdo con la Universidad de San Pedro Sula para facilitar la cooperación entre las dos instituciones, y de ello se está beneficiando ahora David. Pero el contacto entre las dos Universidades no quiere decir que sea fácil iniciar la andadura en nuestro país para los estudiantes procedentes de Honduras: los recursos, los permisos, las matrículas, la logística, es un camino que, sin querer, a veces se complica.

vida-nebrija

Así, no sólo la beca representa una cuantía económica, sino todo el soporte necesario para que la principal preocupación sean los estudios.  Eso es lo que está recibiendo David de la Fundación Verón. Solicitar y revisar cada uno de los trámites: la realización de la matrícula, la obtención del visado, la búsqueda de una habitación, el empadronamiento, la información sobre los transportes, la cobertura sanitaria, la vida en Madrid, el recibimiento en el aeropuerto… siempre hay mil detalles en los que reparar para que ni un solo momento se sienta desamparado o sólo.

Lo que importa es la persona, cada uno, en singular, con nombre y apellidos. Sabemos y sentimos que la ayuda necesita de cariño y compromiso personal para ser efectiva, por eso, tanto aquí como con cada uno de los involucrados con la Fundación Verón y La Escuela del Vidrio, intentamos crear lazos que les hagan querer compartir con nosotros sus sueños, sus carreras.

En el pasado mes de agosto, a David se le concedió una beca del 30% de los honorarios de los estudios en Ingeniería del Automóvil en la Universidad Nebrija, y es que David es un apasionado de este sector. Así que su familia y amigos se pusieron manos a la obra para poder lograr más apoyo, ya que la familia de David es una familia de clase media en Honduras. En esos esfuerzos, contactaron con la Cónsul Honoraria de España en Honduras, quien es vicepresidenta de la Asociación Amigos de la Escuela del Vidrio. Dado nuestro estrecho contacto con esta organización, ella nos contactó para ver si podíamos apoyar a David con su sueño.

Tras valorar el recorrido académico de David, en Fundación Verón decidimos ayudar otorgando otra beca del 30% de los honorarios de estudios, además de atender a David para que esté bien y siendo su contacto en caso de necesitarlo.

David va a estar cuatro años en Madrid con sus estudios, y estamos seguros de que le irá bien, ya que es un joven muy responsable, con excelencia académica y un alto nivel de inglés, mayor que el de sus compañeros de clase en la actualidad. Por retrasos en los trámites del visado, llegó cuando el curso ya había comenzado, perdiendo 1 mes de clases. Sus compañeros le han ayudado, pasándole los apuntes y el temario a David para que pueda ponerse al día.