Escuela de Madres y Padres

 

La Escuela de Madres y Padres, nació bajo el proyecto Escuela del Vidrio de Honduras, y se ubica en la Aldea El Porvenir del Norte (Camalote), al norte de la ciudad de El Progreso, Yoro, Honduras. 

 

Este proyecto se basa en la concientización de los padres y madres sobre los beneficios a largo plazo de una educación reglada y práctica tanto para sus hijos como para ellos; junto con la perspectiva del derecho a la educación de sus hijos. También se realizan charlas y formaciones sobre igualdad, convivencia en el hogar, gestión de conflictos familiares y demás temas sociales para ampliar el conocimiento y, por tanto, el avance estructural de las familias. A su vez, se ofrecen talleres de desarrollo profesional para los padres y madres con el objetivo de que puedan profesionalizarse y generar sus propios ingresos.

PRESUPUESTO 2021

170€

BENEFICIARIOS DIRECTOS

72

HORAS COLABORADAS

75

Nº DE COLABORADORES

8

Presupuesto original en moneda local es de 5.000 lempiras

*Cambio euro-lempira a fecha 21/12/2020 = 29,53

Onda de Impacto

 

Sin duda, los máximos beneficiarios después de las madres y padres de familia son:

-Los hijos de las personas que acuden a la misma, gracias al apoyo que reciben.

-Sus comunidades, gracias al progreso y la apertura de mente que suponen, así como el boca a boca de los contenidos transmitidos y la reflexión que generan en las familias.

-Entorno socioeconómico de la ciudad de El Progreso, gracias a la disminución de los niveles de pobreza, la mejora en la seguridad y la concienciación en valores familiares y de igualdad de género.

Contexto: ¿por qué este proyecto?

En Honduras la perspectiva vital es a corto plazo: a la supervivencia diaria; es por ello por lo que muchas veces se prioriza el trabajo, sea cual sea, a la educación, dada la inmediatez de ingresos requerida.  Culturalmente, son los padres y madres los que inculcan esta preferencia a sus hijos, por la falta de acceso a la educación y al conocimiento de los beneficios a largo plazo que ésta supone. Pues la falta de recursos de las familias hondureñas es la causa más directa del trabajo infantil en Honduras, siendo una de las razones por las cuales muchas familias deciden no escolarizar a sus hijos o sacarlos de la escuela para que se pongan a trabajar.  A cierta edad, los jóvenes terminan por ser un coste para sus padres y no un hijo al que hay que formar. Es muy normal ver en las calles a madres sentadas, haciendo que sus hijos vendan enseres a los conductores o limpien sus coches.

 

Casi el 13% de la población hondureña no sabe leer o escribir (INE, 2018). Esta cifra aumentó un 1% de 2017 a 2018. La Encuesta Permanente de Hogares de Propósitos Múltiples 2018 da a conocer que el 12’8% de los hondureños mayores de 15 años no pueden leer o escribir y que los índices en las zonas rurales aumentan al 20’2%. Además, según el INE a partir de los 36 años el analfabetismo aumenta, hasta alcanzar su máximo en personas de 60 años o más con un 34% de analfabetismo. 

 

Más allá de la perspectiva educativa, hay muchos temas con los que no se familiarizan los parientes debido a la brecha generacional y digital, pero resultan vitales para el desarrollo de una convivencia igualitaria y segura para todos.  De aquí nace la Escuela de Madres y Padres, un proyecto especializado en su formación para que puedan educarse y concienciarse de las necesidades educativas y sociales de sus hijos. Poco a poco, con los años, al ir implicando más a las familias con la educación de los jóvenes, hemos ido incluyendo talleres de desarrollo profesional, para que puedan generar ingresos para el hogar.

Si prefieres hacer una donación puntual, no olvides enviarnos un email a hola@fundacionveron.org con NOMBRE, APELLIDOS, DNI y Código Postal para hacerte el certificado de donación.

33505

HAZ UNA DONACIÓN PUNTUAL CON TRANSFERENCIA

ES48 0128 0012 8101 0007 0185
Instagram