David aprueba los primeros exámenes de la universidad

La historia de David es emocionante. Nos escribe para contarnos lo contento que está de tener esta oportunidad; y, eso, nos llena de alegría. Como sabéis, él, con 19 años, está compaginando el desarrollo de su cooperativa agrícola y los estudios de Ingeniería Agrónoma. «Estoy dando lo mejor de mi» nos dice.

La universidad donde asiste David está en San Pedro Sula, la capital industrial de Honduras. David se encuentra en una aldea de la ciudad de El Progreso, por lo que tiene que desplazarse mucho para ir a clases. Aproximadamente, se puede tardar unos 45 minutos, aunque depende del tráfico. Cuenta con una motocicleta, gracias a un microcrédito que la Fundación Verón le brindó en apoyo a su cooperativa. Ya que, para llegar al cerro donde trabaja los cultivos, ha de subir un monte de gran altura. «A veces iba caminando o, si me prestaban, podía subir en caballo» nos contaba en año pasado. Con el calor y la humedad que hace en esa zona se hace difícil llegar con fuerzas a los cultivos de David. Conocimos de primera mano esta experiencia cuando visitamos a David el año pasado para ver los progresos de la plantación de Yuca y Cacao.

Para combinar el trabajo en su cooperativa y la universidad, asiste a clases los fines de semana. David ha tenido exámenes hace poco y, verdaderamente, está dando lo mejor de sí mismo. Ha estudiado mucho, a pesar de las dificultades, logrando un promedio de 85 sobre 100. Su mayor marca está en la asignatura de Historia de Honduras con un 95 sobre 100.  ¡Enhorabuena David!

Aprovechando esta noticia que nos enviaba ayer, nos ha hecho llegar unas imágenes del cultivo de cacao. ¡Los pequeños árboles ya están creciendo!

FundacionVeron_David_cacao_enero2017.1  FundacionVeron_David_cacao_enero2017.5 FundacionVeron_David_cacao_enero2017.6 FundacionVeron_David_cacao_enero2017.7

Apostamos por David porque vimos en él muchísimas ganas de progresar y un compromiso muy sincero con los apoyos y las condiciones del microcrédito. Él cuenta con una beca de Fundación Verón para los estudios universitarios y un microcrédito para la cooperativa agrícola. Este año estará trabajando en los trámites administrativos de su pequeña entidad, para lo cual seguiremos dándole apoyo y mentorización para que logre sus objetivos. Queremos destacar la capacidad de David, como un ejemplo de los muchos jóvenes de honduras con un perfil socioeconómico de escasos recursos. No dejemos que su situación merme el crecimiento que pueden generar en sus comunidades, porque estas acciones implican un desarrollo socioeconómico real en el país y, por tanto, un enriquecimiento. Gracias al apoyo de Fundación Verón, se crea así el inicio de un fondo que permitirá a estos jóvenes salir adelante con sus sueños. Próximamente les contaremos cómo están Franklyn y Carlos Odair; jóvenes exalumnos de la Escuela del Vidrio, como David, con grandes expectativas de futuro.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.