David es esa persona luchadora y siempre llena de proyectos, que sigue creciendo. Es incansable y, ahora que la primera parte de sus objetivos está encauzada, se expande, mejora, introduce nuevos cultivos, nuevos servicios…

Para los que no lo conozcáis, aunque nos gusta hablar de él de vez en cuando en el blog, porque es un ejemplo de fuerza para todos, os contamos:  

David se graduó La Escuela del Vidrio, después inició sus estudios de Ingeniería Agronómica al tiempo que establecía su cooperativa: AFAGRO, que cobraba vida gracias a un microcrédito concedido por la Fundación Verón. Como él es así, ha conseguido simultanear universidad y trabajo con un curso especializado sobre cultivo del cacao al que accedió tras conseguir una beca. Es verdaderamente ilusionante oirlo:

Él mismo nos cuenta que además de sus cultivos de cacao y yuca, a los que cada vez saca mayor rendimiento, hay que sumar un vivero de cacao que en un futuro no lejano le permitirá asegurar la continuidad y siembra de esta plantación sin invertir en semillas. Por otro lado, ha observado que hay demanda de plantas, por lo que ha decidido iniciarse en el negocio de su venta directa. Otra de las actividades que ha comenzado es el cultivo del plátano y jalapeños, según sus propias palabras “para ganar experiencia en el conocimiento de nuevos cultivos y el manejo de ellos y también con el propósito de obtener fondos para cancelar el crédito”.

Entre los objetivos de este 2018 se ha propuesto crear un agro servicio ofreciendo la venta de semillas, insumos agrícolas, herramientas, comida para animales y maquilación de plántulas, pero es muy consciente de que todavía le faltan recursos, como por ejemplo,  contar con un local adecuado para almacenar y ofrecer productos.

Imagen1