Covid 19 y Trabajo Infantil

Saltan todas las alarmas

La duración de esta pandemia está poniendo en peligro lo conseguido durante las dos últimas décadas en lo que respecta al trabajo infantil.

El pasado 12 de junio UNICEF y la OIT (Organización Internacional del Trabajo) con motivo del día internacional contra el trabajo infantil, publicaron un informe en el que lanzaban un auténtico S.O.S. para que se activaran todas las medidas posibles con el objetivo de frenar lo que parece una inevitable vuelta atrás en la protección a la infancia.

Escuelas cerradas durante meses, ingresos familiares disminuidos o desaparecidos, obligado aislamiento y bloqueo de las vías de ayuda y protección en incontables lugares del mundo, todo ello ha reducido peligrosamente las posibilidades de millones de niños y adolescentes de preservar sus derechos más fundamentales. Además, las consecuencias económicas sin precedentes del Covid-19 hacen prever que muchos no se puedan permitir el reingreso en las escuelas cuando éstas vuelvan a abrir sus puertas, lo que supondrá una pérdida de talento, de crecimiento personal y de futuro profesional difícilmente recuperable.

En Honduras, país donde se ubica nuestro principal proyecto, la Escuela del Vidrio, las cifras de UNICEF nos dicen que más de 400.000 niños y adolescentes trabajan allí, de ellos, la mayoría en el área rural. Según las cifras de la organización Visión Mundial, además, cerca de 200.000 niñas realizan casi exclusivamente labores domésticas como cuidar hermanos, hacer la comida y atender distintas labores del hogar, lo que las eterniza en roles de género desvalorizando sus capacidades, además de poner aún más en riesgo su vuelta a la escuela.

Los índices de pobreza están íntimamente ligados a la explotación infantil, por ello, las medidas más urgentes son:

  • Garantizar el suministro básico de las unidades familiares
  • Garantizar el acceso a una escuela pública de calidad
  • Procurar el acceso al trabajo de los progenitores/tutores de los menores
  • Garantizar a niños y adolescentes canales efectivos de ayuda

Por supuesto, hay muchas más acciones que llevar a cabo, pero, éstas son urgentes, eficaces y, por supuesto, difíciles. De hecho, hay programas que ligan la recepción de ayudas a que los menores estén escolarizados, aunque generalizar es imposible.

Volvemos a la Escuela del Vidrio, porque allí, para preservar el bienestar de sus alumnos que son elegidos entre los que están en riesgo de exclusión por unas difíciles condiciones socio-económicas, estudiantes becados al 100% incluido el comedor, se ha procedido al reparto de alimentos por familias. Ya se han realizado 7 entregas gracias al esfuerzo de muchos, y es que, si nos unimos, todo es posible.

Si quieres formar parte y ayudar, no lo dudes más. Necesitamos tu ayuda. Dona por BIZUM al 33505. Haz una transferencia a IBAN ES48 0128 0012 8101 0007 0185. O mejor aún: Hazte Socio de Fundación Verón.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.