Becas universitarias

 

Tenemos la convicción de que toda persona tiene derecho a una educación avanzada que le haga poder desarrollarse a nivel personal y profesional. Desde que empezamos a colaborar y trabajar con la Asociación Amigos de la Escuela del Vidrio, pudimos observar que había jóvenes, que tras graduarse en la Escuela del Vidrio, tenían deseo de estudiar en la universidad. Resulta excepcional que jóvenes de este perfil en Honduras y con las circunstancias que viven, quieran estudiar una carrera universitaria, por lo que haberles inculcado el valor del esfuerzo para tener un futuro que sueñan y desean es algo de lo que nos sentimos orgullososEn datos de 2018 el 26% de los jóvenes estudiantes de la Escuela del Vidrio entraron a cursar una carrera universitaria. En 2019 recibimos  más solicitudes de estudios superiores y 4 de ellas provinieron de jóvenes mujeres, lo cual es un síntoma claro de mejora y avance social. 

 

Desde 2016, se ha apoyado con becas universitarias a tres jóvenes desde Fundación Verón. Pero en 2019, junto con la Asociación Amigos de la Escuela del Vidrio, pudimos además iniciar un protocolo de acuerdos con universidades para que apoyen con medias becas a los jóvenes que lo deseen, convirtiéndonos además en facilitadores. Asimismo, con la ayuda de maestros universitarios y otros colaboradores, se llevan a cabo acciones de orientación para que los estudiantes conozcan las posibilidades de acceso, las becas existentes por parte de las universidades y  existen sesiones de preparación para el examen de acceso a la universidad pública.

PRESUPUESTO 2021

4.091€

BENEFICIARIOS DIRECTOS

4

HORAS COLABORADAS

125

Nº DE COLABORADORES

4

Presupuesto original en moneda local es de 120.800 lempiras

*Cambio euro-lempira a fecha 21/12/2020 = 29,53

David Herrera

Estudia Ingeniería Agrónoma en la USAP – Empezó en 2016

“Estoy estudiando porque quiero ser un mejor emprendedor”

Greysi Cálix

Estudia Derecho en la UCENM – Empezó en 2020

“Estudio porque el futuro de mi familia depende de mi”

Nelson Herrera

Estudia Ingeniería Informática en la UTH – Empezó en 2019

“Estudio porque mi verdadera vocación es obtener lo mejor de uno mismo”

Juana Chávez

Estudia Administración y Desarrollo Empresarial en la UCENM – Empezó en 2020

“Estudio porque quiero que todos mis sueños se hagan realidad”

Onda de Impacto

 

A su vez, son beneficiadas:

-Las universidades y las empresas por el aumento de oferta de jóvenes entusiastas y con ganas de trabajar en su sector y por el avance que suponen en ambas, generando un impacto multiplicador. 

-También lo son sus familias gracias a la ayuda económica que suponen a corto plazo por el ahorro en la matrícula como a largo plazo gracias al rango de puestos que consiguen los becados.

– Así como sus comunidades por el ejemplo positivo que suponen las experiencias universitarias de los jóvenes.

Entorno socioeconómico, por tener a jóvenes preparados y responsables que mejoran la calidad de servicio de empresas o bien crean sus propios negocios.

-Entorno socioeconómico de la ciudad de El Progreso, gracias a la disminución de los niveles de pobreza, la mejora en la seguridad y la concienciación en valores familiares y de igualdad de género.

Contexto: ¿por qué este proyecto?

Honduras es un país que no ha logrado empoderarse de políticas públicas que verdaderamente busquen el bien común y el desarrollo de un pueblo empobrecido. La desintegración familiar en la que nos hemos visto envueltos en las dos últimas décadas por las migraciones, sumado a la corrupción política, la violencia y los grupos de maras y narcos,  ha empobrecido el país y muchos jóvenes no tienen oportunidad de acceder a la educación secundaria, sobre todo en las áreas rurales. El 46% de la población hondureña, que corresponde a la población activa del país, se encuentra en preocupantes niveles de desempleo y sobre todo de ocupación precaria (cerca del 60%). Además existe un amplio porcentaje de falso autoempleo, que más bien son medidas de subsistencia.

 

Una de las razones más presentes, es que la mayor parte de la población no llega a cursar los estudios secundarios, sobre todo en las áreas rurales. Las empresas aprovechan y lo señalan como baja experiencia y además como despidos baratos. Según la Mesa Territorial de Empleo de la Ciudad de El Progreso, en la cual participamos, las últimas contrataciones no superan los 58 días, especialmente en el caso de los Call Centers.

 

Todo esto ha llevado a los jóvenes a una baja autoestima y sentir que su país no les puede ofrecer nada. Esto hace que quieran salir del país convencidos de que, en otro, la situación será mejor.

 

El Informe “Trabajo decente y juventud” de la OIT, sobre Honduras,  señala que,  entre otras, esto requiere de acciones específicas en educación, capacitación y desarrollo de la capacidad emprendedora.

 

En Honduras 9 de cada 10 jóvenes no tienen acceso a la universidad, porque su familia no puede asumir esos costes. Esto hace que la mano de obra cualificada sea muy escasa, además de que esos puestos de trabajo siempre quedan en las mismas familias, incrementando la desigualdad.

Si prefieres hacer una donación puntual, no olvides enviarnos un email a hola@fundacionveron.org con NOMBRE, APELLIDOS, DNI y Código Postal para hacerte el certificado de donación.

33505

HAZ UNA DONACIÓN PUNTUAL CON TRANSFERENCIA

ES48 0128 0012 8101 0007 0185
Instagram