Sumando esfuerzos: Fundación Verón y Fundación Nacar

 

Este año la Fundación Verón ha llegado a un acuerdo con la Fundación Nacar para que la Escuela del Vidrio en Honduras siga siendo la oportunidad de los jóvenes más desfavorecidos de la región de El Progreso.

¿Muchas instituciones para una misma frase?

Os cuento:

La Fundación Verón nació ya enamorada del proyecto de la Escuela del Vidrio en Honduras. ¿Por qué? Fácil, muchos jóvenes de su entorno, una zona rural hondureña, quedaban excluidos del sistema regular de enseñanza, sin oficio, sin oportunidades, con situaciones personales complicadas, en una tierra donde las violentas maras se enseñorean de todo.

La Escuela del Vidrio es especial. Allí sus alumnos, totalmente becados, estudian no sólo hasta conseguir el título que los devuelve al sistema, es decir, pueden llegar hasta la Universidad, y tenemos algún ejemplo de ello, sino que adquieren también una capacitación técnica y de calidad en Vidrio o en Hostelería y Turismo. Supone el acceso al mercado laboral, a tener un futuro en el que por fin pueden elegir sus metas, a sentirse parte de un proyecto en el que lo importante es cada uno de ellos. La experiencia nos ha enseñado con creces que no desaprovechan la oportunidad.

La Fundación Nacar: Nacida en el 2005, siempre ha apoyado a la Escuela del Vidrio y ha dedicado la mayor parte de sus esfuerzos a su viabilidad. No nos olvidemos de que cada alumno tiene un coste aproximado de 2.250 € por año, ninguna cifra desorbitada, pero nada fácil.  

Este año Fundación Verón ha dado un salto importante, si hasta ahora se había involucrado de forma determinante en aspectos de gestión, de diseño curricular, de seminarios profesionales, de relaciones institucionales, de comunicación, de envíos de maquinaria y material educativo, de ayuda al emprendimiento, de formación de profesores, de buscar acuerdos, alianzas y partners, de la gestión del voluntariado… en el 2020 también se hará cargo financieramente de una parte importante del sostenimiento de la Escuela del Vidrio.

Eso sí, necesitamos todos los amigos, todos los socios, todas las donaciones que podamos reunir, porque el objetivo del proyecto no es sólo que se mantenga en el tiempo, sino crecer, mejorar y  que cada vez llegue a más jóvenes.

Lo dice un viejo refrán, de esos del baúl de la abuela, que contienen verdades incuestionables:

“UN GRANO NO HACE GRANERO, PERO AYUDA AL COMPAÑERO”

 

Alíate con nosotros, HAZTE SOCIO.

No Comments

Post A Comment