Sector

Asistencia comunitaria

Localización

Honduras

Presupuesto 2020 en euros

El presupuesto lo cubre con el material de clases prácticas de la Escuela del Vidrio

Salidas Solidarias del Food Truck de la Escuela del Vidrio de Honduras

El proyecto Food Truck Solidario de Honduras cuenta con una parte de proyección social a la comunidad, ligando las prácticas educativas con la asistencia comunitaria y la educación en valores. 

Las visitas se harán a centros infantiles y de mayores-adultos en situación de pobreza. Se hará dos salidas de proyección social a la semana.

Antecedentes

En 2019, con la colaboración de Fundación NACAR, Educasa y Fundación KPMG construimos un Food Truck Solidario para la formación profesional dual de los jóvenes estudiantes de Cocina y Turismo de la Escuela del Vidrio de Honduras.

 

Este proyecto tiene 3 objetivos:

  • Educación dual
  • Sensibilización y comunicación de la labor realizada y la necesidad del acceso a la educación
  • Proyección social con centros infantiles y asilos de mayores

 

En este tercer punto es donde entra este proyecto asistencial, programando un calendario de salidas para llevar alimento y nutrición a lugares con dicha necesidad.

Beneficiarios

Beneficiarios directos

Perfil: Niños y mayores-adultos de centros infantiles y asilos que se encuentran en situación precaria o de pobreza en El Progreso y en San Pedro Sula, no siendo estos lugares limitativos.

Número: Indeterminado

Beneficiarios indirectos

Perfil:  Familiares de los beneficiarios directos y empleados y voluntarios de los centros infantiles y los asilos, así como la población cercana y sus comunidades.

Número estimado Indeterminado

Financiadores

Fundación NACAR

Fundación Verón

Y otras ayudas

Colaboradores 2020

Nº de colaboradores: 10 por salida

Horas colaboradas: 3200 horas aproximadamente

Contexto

Honduras es un país que no ha logrado empoderarse de políticas públicas que verdaderamente busquen el bien común el desarrollo de un pueblo empobrecido. La desintegración familiar en la que nos hemos visto envueltos en las dos últimas décadas por las migraciones, sumado a la corrupción política, la violencia y los grupos de maras y narcos,  ha empobrecido el país y muchos jóvenes no tienen oportunidad de acceder a la educación secundaria, sobre todo en las áreas rurales. El 46% de la población hondureña, que corresponde a la población activa del país, se encuentra en en preocupantes niveles de desempleo y sobre todo de ocupación precaria (cerca del 60%). Además existe un amplio porcentaje de falso autoempleo, que más bien son medidas de subsistencia.

 

Los niveles de pobreza y analfabetismo son preocupantes, así como la situación política, la cual no deja de empeorar desde las elecciones de 2017. Las ayudas sociales no están llegando, ni siquiera por parte de la cooperación española. 

 

Es por ello que, con la Educación como núcleo, podemos ayudar a los demás en estas salidas solidarias, asistiendo a centros donde se encuentran colectivos vulnerables ya sea ofreciendo alimento, compañía, convivencia, llevando productos de primera necesidad y otras acciones que se deriven de esta bonita iniciativa donde hondureños ayudan a hondureños.