Proyecto Alumni

 

El Proyecto Alumni, o de seguimiento de exalumn@s, tiene el objetivo de mantener el contacto con los exalumnos de la Escuela del Vidrio y apoyarlos en su inserción laboral tras los años de estudio. Ya sabemos que hoy día un trabajo no es para siempre, y mucho menos en un país como Honduras.

 

Es por ello por lo que se crea un proyecto de seguimiento y apoyo personalizado a los exalumnos de la Escuela del Vidrio para ayudarles con su futuro laboral y personal. Orientándoles en posibles salidas laborales o  continuidad educativa con proyectos que surgen de las cooperaciones entre países, proyectos de otras entidades amigas o algunos propios a su disposición como: la Comunidad de Emprendedores, el Club de Tecnología, acceso a becas universitarias o microcréditos al desarrollo… etc.

 

Este Proyecto de Alumni,  se enfoca en los jóvenes que no han podido acceder a otros programas o que están en situación de desempleo y siguen en Honduras; lo que no quiere decir que siempre nos mantengamos en contacto con todos los y las jóvenes que han pasado por cualquiera de nuestros proyectos. 

BENEFICIARIOS DIRECTOS

22

HORAS COLABORADAS

360

5

Nº DE COLABORADORES

Onda de Impacto

 

Familias de los jóvenes tanto a nivel económico como de aprendizaje de una estructura de generación de ingresos.

-Las empresas tienen una forma de apoyar el desarrollo socioeconómico y educativo de la localidad, mediante alianzas de responsabilidad social corporativa. 

Ciudad de El Progreso y Comunidades, gracias al desarrollo socioeconómico que implica, así como el ejercicio de la solidaridad consciente de la población hondureña consumiendo los productos solidarios.

Contexto: ¿por qué este proyecto?

 

Honduras es un país definido por la falta de oportunidades educativas y laborales, tanto por parte de las empresas, las cuales se escudan en contratos denigrantes y despidos baratos; como por parte de la oferta educativa que se ve minusvalorada por la necesidad de subsistencia de la población,  obligada a buscar fuentes de ingresos rápidas para poder sobrevivir.

 

El 46% de la población hondureña (antes del covid-19 y la crisis de huracanes), que corresponde a la población activa del país, se encuentra en desempleo y el 60% de los empleados lo hacen con ocupación precaria. Además, la escolarización es preocupante, pues el 13% de los hondureños mayores de 15 años no sabe ni leer ni escribir (INE), dato que alcanza el 20,2% en zonas rurales La precariedad laboral es tan extrema que las últimas contrataciones, según la Mesa Territorial de Empleo de la Ciudad de El Progreso en la cual participamos, no superan los 58 días, especialmente en el caso de los Call Centers.

 

Todo ello hace que  la estructura social se tambalee y resulte tan complejo conseguir un contrato estable y digno, por la falta de formación propiciada por la prisa y la necesidad de ganancias para los ciudadanos, especialmente los jóvenes. Lo que comúnmente les acerca a grupos peligrosos como maras o narcos, dada su vulnerabilidad.

 

Es por ello por lo que generalmente encontrar empleo y, sobre todo de mínima calidad, supone un esfuerzo enorme para los pocos que han podido formarse. Como la prisa y la presión por conseguir ingresos es muy fuerte, los estudiantes suelen lanzarse a las primeras oportunidades que encuentran por miedo a seguir sin ingresos o no a encontrar una oferta mejor. Es aquí donde es esencial que estos estudiantes recién graduados estén tutelados y tengan un seguimiento que les ayude a encontrar un trabajo acorde con las capacidades que ya han desarrollado y pueden aportar, o aconsejarles una continuidad formativa.

Si prefieres hacer una donación puntual, no olvides enviarnos un email a hola@fundacionveron.org con NOMBRE, APELLIDOS, DNI y Código Postal para hacerte el certificado de donación.

33505

HAZ UNA DONACIÓN PUNTUAL CON TRANSFERENCIA

ES48 0128 0012 8101 0007 0185