Sector

Inserción laboral

Localización

El Progreso, Yoro Honduras

Presupuesto 2020 en euros

La Asociación Amigos de la Escuela del Vidrio es la representante del proyecto Escuela del Vidrio en la Mesa Territorial. Fundación Verón da el apoyo según se va necesitando a nivel de gestión, información, propuestas, voluntariado etc.

Mesa Territorial de Empleo de El Progreso

La Mesa territorial de Empleo se desarrolla a nivel de país a través de municipios. Los involucrados son la Secretaría del Trabajo y Seguridad Social de Honduras con la Unión Europea a través de Euro+Labor, la Municipalidad de El Progreso, las Fundaciones sin Fines de Lucro y las Empresas.

 

El programa EURO+LABOR pretende el fortalecimiento institucional de empleo decente y oportunidades para el empleo para jóvenes en Honduras. 

 

Este proyecto está dirigido especialmente a los jóvenes con formación técnica profesional entre edades de 17 hasta 40 años. 

 

Como Fundación Verón y la Asociación Amigos de la Escuela del Vidrio estamos integrados en la Mesa Territorial de Empleo, con el proyecto Escuela del Vidrio, directamente con las personas afectadas, ya que nuestro objetivo como es lograr insertar a los jóvenes a trabajos dignos o que inicien sus propios negocios. Y así cada una de las fundaciones que nos dedicamos a la formación técnica queremos lograr la formación completa: educación + oportunidad de empleo = desarrollo social

Beneficiarios

Beneficiarios directos

Perfil: Jóvenes y personas emprendedoras de la Municipio de El Progreso, Yoro  entre 17 y 40 años de edad, con perfil de escasos recursos y pocas oportunidades de empleo.

Número: 1500 jóvenes progreseños

Beneficiarios indirectos

Perfil:  Familiares de los beneficiarios directos y la población desempleada de El Progreso

Número estimado 1500 familias

Colaboradores 2020

Nº de colaboradores: 20 instituciones

Horas colaboradas: 1400 horas al año

Contexto

Honduras es un país que no ha logrado empoderarse de políticas públicas que verdaderamente busquen el bien común el desarrollo de un pueblo empobrecido. La desintegración familiar en la que nos hemos visto envueltos en las dos últimas décadas por las migraciones, sumado a la corrupción política, la violencia y los grupos de maras y narcos,  ha empobrecido el país y muchos jóvenes no tienen oportunidad de acceder a la educación secundaria, sobre todo en las áreas rurales. El 46% de la población hondureña, que corresponde a la población activa del país, se encuentra en en preocupantes niveles de desempleo y sobre todo de ocupación precaria (cerca del 60%). Además existe un amplio porcentaje de falso autoempleo, que más bien son medidas de subsistencia.

 

Una de las razones más presentes, es que la mayor parte de la población no llega a cursar los estudios secundarios, sobre todo en las áreas rurales. Las empresas aprovechan y lo señalan como baja experiencia y además como despidos baratos. Según la Mesa Territorial de Empleo de la Ciudad de El Progreso, en la cual participamos, las últimas contrataciones no superan los 58 días, especialmente en el caso de los Call Centers.

 

Todo esto ha llevado a los jóvenes a una baja autoestima y sentir que su país no les puede ofrecer nada. Esto hace que quieran salir del país convencidos de que en otro la situación será mejor.

 

El Informe “Trabajo decente y juventud” de la OIT, sobre Honduras,  señala que, entre otras, esto requiere de acciones específicas en educación, capacitación y desarrollo de la capacidad emprendedora.