Huertos Familiares

 

El proyecto de Huertos Familiares nace con un objetivo triple: el respeto al medioambiente, el acceso a la alimentación y la educación medioambiental. Gracias al proyecto de Huertos Familiares, las familias pueden tener su propio huerto donde alimentarse de forma ecológica y natural, obteniendo una alimentación saludable y a un precio asequible. Este sería el retorno del proyecto que las familias ven a corto plazo y les resulta muy satisfactorio. 

 

Pero mientras tanto las familias se educan en la importancia del cuidado del medioambiente, el aprovechamiento de residuos orgánicos para crear su propio compost, la generación de fertilizantes naturales, las estaciones de siembra, los cuidados de los nutrientes de la tierra y cómo proteger naturalmente su huerto de plagas o bichos.

 

Gracias a voluntarios locales que conocen estas técnicas, se hacen formaciones a las familias para que puedan aprovechar al máximo las semillas y la tierra que les damos gracias a vuestras donaciones.

PRESUPUESTO 2021

68€

FAMILIAS BENEFICIARIAS

28

HORAS COLABORADAS

600

Nº DE COLABORADORES

6

Presupuesto original en moneda local es de 2.000 lempiras

*Cambio euro-lempira a fecha 21/12/2020 = 29,53

Onda de Impacto

 

Los huertos familiares benefician directamente a 28 familias de los estudiantes de La Escuela de Vidrio. En total, calculamos que son entre 112 y 196 personas.

Son entre 8 y 10 las comunidades rurales donde se crean los huertos familiares, que cuentan con un número de población indeterminada por la falta de censo. La comunidad de Camalote, donde se encuentra la Escuela del Vidrio tiene una población de unas 600 viviendas.

Esta iniciativa, beneficia alimenticiamente a las familias y a la comunidad rural, pero tiene un impacto positivo en la concepción del respeto medioambiental y el cuidado del planeta de forma trasversal.

-Entorno socioeconómico de la ciudad de El Progreso, gracias a la disminución de los niveles de pobreza, la mejora en la seguridad y la concienciación en valores familiares y de igualdad de género.

Contexto: ¿por qué este proyecto?

 

Nos encontramos en una crisis climática a nivel global, pero ésta no tiene efectos iguales en todos los países, pues una vez más, son los países subdesarrollados los que más sufren. En estos países no sólo no se tiene la educación medioambiental que se requiere para concienciarse sobre la crisis climática, sino que además los ciudadanos se encuentran sin opciones para actuar debido a  la falta de iniciativas y alternativas locales.

 

Honduras no cuenta con un sistema de gestión de residuos generalizado, no hay plantas de reciclaje como las conocemos en el mundo desarrollado, ni tampoco un sistema de recogida de residuos. Cuando caminas por las comunidades rurales, a la puerta de las casas, las pulperías o en zonas de tierra, se ven pequeños montoncitos de basura quemada o aún humeante, que huele a plástico y contamina la atmósfera.

 

La cultura del cuidado del medioambiente está en sus inicios y hay una actitud muy positiva hacia ello, pero aún hay que trabajar con las familias para que entiendan todos los impactos hacia afuera y hacia adentro. Ya que la mala gestión de los residuos implica la contaminación de las aguas, la acumulación de insectos que transmiten enfermedades como el Zika o el Dengue, tan extendido en Honduras.

 

Empezamos así con nuestro proyecto Huertos Familiares, para que la educación medioambiental saliera de la Escuela del Vidrio y entrase en las casas de las familias, creando un impacto y un aprendizaje comunitario, a la vez de ayudarles a generar sus propios alimentos.

Si prefieres hacer una donación puntual, no olvides enviarnos un email a hola@fundacionveron.org con NOMBRE, APELLIDOS, DNI y Código Postal para hacerte el certificado de donación.

33505

HAZ UNA DONACIÓN PUNTUAL CON TRANSFERENCIA

ES48 0128 0012 8101 0007 0185