El espíritu de la Navidad también se nota en las actividades de la Fundación Verón en España, por eso pidió a los alumnos de la Escuela del Vidrio que enviaran algún que otro trabajo con motivos navideños así como cuentas que son perfectas para hacer regalos. Ya sabéis, es cristal, artesano, piezas únicas, así que, a cambio de las mismas, se solicitan unos donativos mínimos que ayudan no sólo a decorar vuestro alrededor, sino a que los alumnos sigan su formación con medios y motivación.

En esta época, cuando acaba el año, es también momento de hacer balance, comprobar qué se ha hecho bien y cómo crecer para seguir avanzando. No nos olvidamos de que hay un largo camino por delante y de que la Fundación debe ser incansable para llegar cada vez a más jóvenes. Para dar a conocer la labor y los objetivos que se persiguen, los actos realizados durante el 2017 se han convertido en nuestro altavoz entre amigos (porque todo el que se interesa por la Fundación se convierte en amigo), eventos tan completos como las ediciones del Cerdo Solidario, o la ayuda recibida por empresas como CH cuatro, o la incesante labor con contactos diplomáticos españoles en Honduras, o las actividades que despliega la Fábrica del Vidrio de la Granja, o los desvelos del Patronato, o la inagotable actividad de increíbles voluntarios en todas las áreas, unos visibles otros no tanto, pero que con su labor son capaces de transformar realidades, son algo de lo que estar satisfecho.

En España, hemos celebrado dos eventos del Cerdo Solidario que han aportado no sólo fondos, si no nuevos amigos y algunos nuevos socios. Estamos colaborando con AIPC Pandora, una ONG dedicada a la movilidad internacional y el voluntariado, y con quienes hemos participado con financiación para el Programa de Juventud&Liderazgo. Gracias a esta colaboración, seis jóvenes de pocas oportunidades vivieron una experiencia única y enriquecedora.
En Honduras hemos avanzado con mejoras en los proyectos de David y Franklyn, que siguen avanzando, y Carlos Odair ha logrado trabajo en Dubai en un crucero, que era lo que quería.
El proyecto de la Escuela del Vidrio también ha tenido sus logros:
  • La media de resultados académicos ha aumentado al 82% sobre 100. Gracias a la extensión de la jornada educativa a mañana y tarde, los alumnos están más centrados en los estudios. Además cuentan con la beca de alimentación, ya que en ocasiones algunos venían sin comer.
  • Ha bajado la tasa de deserción del 15% al 11%.
  • Ha bajado la tasa de reprobados (repetición del examen). En las clases técnicas sólo hubo 2 reprobados de 70 alumnos, y en las asignaturas teóricas 3 reprobados de 70.
  • Ya son 4 promociones de los Estudios Técnicos del Vidrio con la Certificación de la Fundación Centro Nacional del Vidrio de Segovia.

También somos realistas, la situación actual en Honduras es difícil. Tras las elecciones generales del pasado 26 de noviembre, a causa de la baja transparencia del proceso, la población simpatizante de los partidos de la oposición (Alianza y Libre) han tomado las calles. Las protestas se han ido encrudeciendo y han dado pie a saqueos, quema negocios locales, radios etc. Se tomaron los peajes y no pasa comida o combustible a muchas zonas. El Progreso, donde estamos, es así.

Con esto queremos decir que va a haber mucho que hacer en el país en un futuro, para apoyar a los que siempre salen peor afectados en estas situaciones: los pobres, las familias de escasos recursos y la población en riesgo de exclusión. Y que estamos motivados a ello, con vuestra ayuda. Seguiremos trabajando día a día por la educación y la inserción laboral de jóvenes, el apoyo a sus familias y a sus comunidades.

Os deseamos Felices Fiestas y un 2018 lleno de retos