El impacto del coronavirus en la universidad

Hoy es martes 24 de marzo y empezamos por la fecha, porque mañana la situación puede haber cambiado. La expansión del Coronavirus está siendo exponencial.  Desde que se declaró la pandemia, no sólo se ha descalabrado cualquier previsión de contagio entre países, sino que hemos pasado del cierre de los centros docentes, como medida preventiva, al estricto confinamiento casero y al cierre de fronteras. Cualquier película apocalíptica se está quedando corta y, protagonistas, esta vez, somos todos, efectos colaterales de la globalización.  

Y ¿ahora qué? Bien, estamos a dos meses escasos de acabar el cuatrimestre, obviamente, todas las prácticas quedan suspendidas y, es tremendo, porque se hacen con el objetivo de que el estudiante adquiera las habilidades necesarias para responder eficazmente en su futuro entorno laboral, así que hoy, primera lección, resiliencia o “be water my friend”, que el futuro es impredecible para todos.

¿El curso? No estoy segura de si acabará en las fechas previstas o se darán nuevos plazos para la entrega de trabajos, para exámenes orales, para presentaciones de TFG’s o lo que sea, en general, es el profesor el que lo decide, respetando la libertad de cátedra. Lo cierto es que Universidades Públicas y Privadas suelen contar con un campus virtual fantástico. En la mayoría de los casos las clases se conectan en streaming y unas veces, el horario de la misma se mantiene como si estuvieras allí, y otras, envían un enlace para que, en caso de no haberte podido conectar, la puedas visionar en las siguientes 24 h. Esto es lógico, se pueden dar problemas de conexión, de sonido…, una cierta flexibilidad parece lo más sensato. Hay varias aplicaciones en uso como HangOut o Google Classroom, por citar un par, que están facilitando la docencia en remoto.

Además, esta “circunstancia” ha hecho que sean accesibles gratuitamente recursos como la Biblioteca Digital Mundial (https://www.wdl.org/es/) que se une a las Universitarias.  Casi todo el pensamiento y conocimiento digitalizado está disponible, eso es fantástico, aprovéchate, al menos, curiosea.

Hoy no hay posibilidad de montar grupos en bibliotecas y, hacer una reunión virtual, disminuye la espontaneidad de pronunciar en voz alta, sin más, la duda que de repente asalta tu mente y que no paras hasta que la resuelves, pero, por supuesto, ¿para qué están si no las RRSS, los foros o las mil Apps? Utilízalo todo, siempre suele haber un compañero o un estudioso en la materia que te responde o te da referencias y pistas para que puedas responderte tú mismo, y, aunque te suene antiguo, eso es lo que ya predicaba Sócrates allá por el siglo V ac.

Mucha suerte a todos con este extraño fin de curso. Ánimo! Cuidaros y cuidad de los demás 🙂

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.