Diario 30: Una ofi diferente

Hace un par de semanas estuvieron Germán y Elisa en Madrid. 

Todo empezó cuando Alen, una tarde tonta de verano, aplicó a unos premios de la OEI (Organización de Estados Iberoamericanos) dicha convocatoria trataba sobre innovación educativa en Iberoamérica (Latinoamérica, Portugal y España). 

Presentó un proyecto llamado la EcoEscuela, donde hablaba de nuestros proyectos medioambientales, tanto de las Placas Solares que tenemos en la escuela, como “la vaca” (como llamamos a la máquina de HomeBiogas) y de la huerta de la escuela, las Huertas Familiares y las salidas escolares de limpieza de la comunidad. Les encantó, y aunque no nos dieron ningún premio con recompensa económica, nos dieron una bonita (pero nosotras pensábamos que inútil) Mención de Honor. 

Meses más tarde nos empezaron a llegar correos hablando de si queríamos ser parte de la Red Iberoamericana de Innovación, y a su vez nos invitaban al II Seminario Iberoamericano de Innovación, que se celebraba en Madrid el 19 y 20 de marzo. Invitaban a una persona del proyecto en terreno a formar parte de dicha red y a hablar del proyecto en el seminario. 

Por lo que, tuvimos la inmensa oportunidad de que viniera Elisa (con costos pagados por la Red) a Madrid a ser parte del Seminario y a conocer el resto de proyectos que participaban. 

Había proyectos de Perú, de México, de Cuba, Argentina, España y todos ellos enfocados en enseñar y hacer llegar la educación de la manera más práctica y amena posible a sus beneficiarios. También se expusieron las dificultades que esto conlleva y, con ello la importancia o el apoyo que se podría recibir por parte de la red, tanto con más charlas y seminarios, como creando sinergias entre diferentes proyectos. 

Estamos muy contentas por poder formar parte de la red por el reconocimiento que esto conlleva. Es, a parte de un lujo poder compartir experiencias con proyectos parecidos, un lujo saber que año tras año se llevarán a cabo estos seminarios en diferentes países de Iberoamérica con los que compartimos tanto en el tercer sector. 

Por otro lado, pudo venir Germán a acompañar a Elisa en su viaje y se quedaron unos días más para conocer un poco Madrid y sus alrededores. Era su primera vez en Europa y les encantó. Germán dice que se queda con tres cosas: infraestructura, gastronomía y el Real Madrid. En fin, cómo no. 

A nosotras nos ha encantado tenerles aquí, poder reunirnos con antiguos voluntarios que han estado en terreno y ver sus caras de alegría al volver a verles y recordar tantos momentos vividos. 

Los Magos de Magia Majara, Alicia de Fundación Tomillo, Concha y toda la gente de La Real Fábrica de Cristales, Marta antigua gestora de Verón… tanta gente que ha compartido sonrisas y lágrimas. 

Mirar atrás y ver todo lo que la fundación tiene de recorrido, es un lujo poder ser parte de esto. 

Y ojalá Germán y Elisa hayan disfrutado tanto como todos a los que han acogido con cariño en su país. 



Instagram