Diario 29: Ya podría ser un abrigo sin bolsillos»

Cuando era pequeña estaba obsesionada con un twit de Dani Rovira, el texto decía: “Todo en esta vida es cuestión de prioridades, ya podría ser un abrigo sin bolsillos” .

Sí, lo sé, yo también lo he pensado, tan pequeña no sería si estabas enganchada a Twitter. Era adolescente y tenía esa frase repetida en múltiples hojas de mi agenda, como un mantra. Me parecía verdaderamente contundente y sencilla. La verdad es que llevaba tiempo sin volver a ella, pero luego vuelvo a Honduras, el sitio de los no abrigos, y de las prioridades básicas y pienso que todo es mucho más complicado. 

La primera semana, sorprendentemente hacía un poco de fresco por las noches, llegaban todos los niños con sudadera al cole, cosa bastante rara. Y uno de esos días, en el receso, hablando con Zeni le dije que sí había pasado frío por la noche pero que por la mañana me había duchado y se me había pasado.  Noté como pensaba y al cabo de un rato cogió valor para formular un “Pero… ¿cómo calentáis el agua?”Después de intentar ocultar mi absurdo e ignorante asombro dije “Claro, es que en las duchas de las habitaciones de la Escuela está el calentador arriba”. Y Zeni contestó mientras me tocaba el pelo “Ah… entiendo, nosotras tenemos que calentarla con una cazuela, de a poquito, y como somos muchos, no lo hacemos”

La escuela es un abrigo con bolsillos, por fuera y por dentro. Bien equipado. Y las casas, y los baños de las casas y las comidas son otro tema en relación con lo que damos en la escuela. Queremos que cambien sus comunidades pero la realidad es que muchas veces lo que quieren es irse, no cambiarlas. No va con ellos, o no con muchos. Quieren unos baños como los de la Escuela, unos ordenadores como los de la Escuela, y la posibilidad de hacer cosas bonitas como vidrieras o tartas también en sus casas. Y normal, te dan un abrigo con bolsillos y luego, después de cinco años tienes que dejarlo. En la reunión de antiguos alumnos todos nos hablaban de lo mucho que echaban de menos la escuela, de lo a gusto que habían estado ahí y lo agradecidos que estaban por el proyecto y la oportunidad.

Damos educación para que deje de haber necesidades en sus casas y se puedan plantear otras cosas según sus prioridades. Ayúdanos a ayudar, a eliminar las necesidades. 

A todo esto, el 13 de abril tenemos evento en La Granja de San Ildefonso, esperamos que no se necesiten abrigos muy equipados y que nos haga un díazo. 

Comprar Entrada



Instagram