Fuente: Portal de L’Olería www.portaldelolleria.es

Cinco eran los alumnos, aspirantes a profesores en la Escuela del Vidrio “El Progreso” de Honduras, que se estuvieron formando técnicamente en l’Olleria.  Estos alumnos llegados a través de la Fundación Verón, formaron  parte del “mundo vidriero olleriense” durante una semana.  El museo de Capuchinos,  las piezas existentes en la Casa Santonja (futuro museo del vidrio), Ecoglass, Vitrocolor, Lograta, etc…..  fueron lugares emblemáticos que ya forman parte de la vida estos alumnos, que se han marchado satisfechos, tanto por las enseñanzas como por el trato recibido.

Por su parte el maestro vidriero Luis Bodas, que se encargó de la formación técnica, se muestra totalmente satisfecho,  tanto por la entrega de los alumnos, que han aprovechado al máximo las enseñanzas, como por el apoyo recibido por varias empresas, que no han escatimado medios y esfuerzo en facilitar el desarrollo de las clases técnicas, además del apoyo institucional del Ayuntamiento, y el respaldo logístico que aportaron tanto el convento Capuchinos, que engrandaron los momentos de descanso de los aspirantes, y la degustación diaría de gastronomía local, que saborearon en el Ravalet.

“Teniendo en cuenta la juventud y experiencia de los alumnos asistentes califico esta formación como EXCELENTE, tanto de manera individual como colectiva.”

“El trato personal que se les ha ofrecido creo que ha sido el adecuado salvando las posibles diferencias lógicas de cambio de cultura entre nuestros pueblos y se ha intentado en la medida de lo posible que estas personas se sintíesen en todo momento acogidas tanto por empresas, ayuntamiento y particulares colaboradores, etc… para que se sintieran en un entorno agradable, familiar y seguro.”

¿Es una experiencia para repetir?

Por supuesto que sí,  no sólo por lo que aportas a los alumnos, esta experiencia ha dejado patente el compromiso y buen hacer de todos los que han participado directa e indirectamente,  además supone prestigio para l’Olleria, ya que no estamos exportando pasado, estamos proyectando futuro,  futuros maestros que seguirán elaborando vidrio soplado por el mundo y en su haber estará parte del estilo de este pueblo.  Sin duda alguna una experiencia para repetir.